Latin American Foundation for the Future

Sostenibilidad en Perú

Blog

Este año Perú ha visto un aumento significante en el desarrollo de energía sostenible con la creación de la más grande central de energía solar en el país, Rubí, localizada en Moquegua.

Este evento marca un cambio optimista de la actitud de Perú desde el punto de vista de sus fuentes de energía renovables y la habilidad de visualizar un futuro sostenible donde incluso las comunidades más rurales podrían tener acceso al electricidad.

El clima y el medio ambiente de Perú son perfectos para la energía solar, con un porcentaje significativo del país cubierto por regiones desérticas o montañosas. La nueva planta de energía solar generará 440GWh por año, el equivalente al uso anual de 351,000 hogares peruanos (ENEL Green Power 2016).

Las principales fuentes de energía del país son hidroeléctricas y gas natural. La hidroelectricidad en principio puede parecer sostenible. Sin embargo, , la desglaciación de los nevados del Perú causado por, entre otras cosas, el calentamiento global, significa que las reservas de agua para la generación de electricidad (y su consumo) están en constante debilitamiento. Además, los daños que las represas hidroeléctricas tienen en el medioambiente suelen ser perjudiciales para la vida natural y para las comunidades que viven en la zona debido a las inundaciones y la interrupción del flujo natural del agua. De hecho, La Comisión Mundial de Represas estima que el número de personas a nivel mundial desplazadas por represas hidroeléctricas cae entre 40 y 80 millones  han desplazado (Earths Rights International, 2014).

 La nueva planta de energía solar, Rubí,  es un gran avance  de la nación en términos de transicionar a energías más sostenibles y  accesibles para todos.

 Un problema grave para el país es proveer electricidad a algunas de las comunidades más rurales debido a la naturaleza difícil del paisaje. Las comunidades que viven en regiones montañosas y en el Amazonas a menudo se quedan sin electricidad. Estas comunidades suelen ser de las más pobres de Perú y su situación de vulnerabilidad se ve empeorado  por la falta de acceso a la electricidad. El cambio hacia la energía solar podría marcar una oportunidad de empoderamiento para estas poblaciones.

 La energía solar es una de las formas más inclusivas de distribución de energía, ya que puede implementarse a gran escala, como Rubí, o a nivel individual. Un ejemplo concreto de cómo la energía solar puede tener un gran impacto en las vidas en Perú, y en particular en la región de Cusco, está en como una de nuestras organizaciones socias, Sacred Valley Project, ha instalado calentadores de agua solares para dar acceso a agua caliente a 47 niñas  en Ollantaytambo y Calca. Con pequeños y grandes acciones hacia la transición a energías más sostenibles y renovables, se logrará mejorar la calidad de vida y del medioambiente del país.

English Version

Peru has seen a significant increase in sustainable energy development this year with the creation of the largest solar power plant in the country, Rubí located in Moquegua.

This marks a hopeful change in Peru’s attitude over its power sources and its ability to envision a sustainable future where even the most rural communities have access to electricity.

Peru’s climate and environment are perfect for solar energy with a significant percentage of the country covered by desert or mountainous regions. The new solar power plant will create 440GWh per year, the equivalent of the annual usage of 351,000 Peruvian households.(ENEL Green Power 2016)

The countries main power sources are hydroelectric and natural gas. Although hydroelectricity may seem sustainable the slow diminishing of Peru’s glaciers due to, among other things, global warming, mean that the reserves of water for creating electricity (and drinking) are on a steady decline. Moreover the damage hydroelectric dams have on the environment are often detrimental to natural life and to the communities that live in the area due to flooding and the stopping of the natural flow of water. The World Commision for Dams estimates that  the number of displaced people caused by hydroelectric dams falls between 40 and 80 million people.(Earth’s Rights International 2014)

The new solar power plant, Rubí, is great progress for the nation in terms of the transition to more sustainable and accessible energy.

A major problem for the country is providing electricity to some of the most rural communities due to the difficult nature of the landscape. People living in mountainous regions and in the Amazon are often left without electricity. These communities are often some of the poorest Peru and their vulnerable situation is made worse by their lack of access to electricity. This shift towards solar energy could mark a chance for empowerment of these people.

Solar energy is one of the most inclusive forms of energy distribution as it can be implemented on a large scale such as Rubí, or on an individual level. A concrete example of how solar energy can have a huge impact on lives in Peru, in particular in the Cusco region, is with one of our partner organisations, the Sacred Valley Project, who have installed solar powered water heaters for 47 girls in Ollantaytambo and Calca. Every action little or small within the transition towards sustainable energy with help improve the quality of life, and the environment here in Peru.

 

 
login